Savia Comunicación

SAVIA es un equipo que sabe trabajar con otros equipos.
Venimos de la comunicación social, del periodismo y la agroindustria.
Nos apasiona nuestro trabajo y la forma en que lo encaramos.
Hacemos comunicación con sentido e inteligencia.
Y a medida que comunicar marcas se vuelve más complejo, creemos que nuestro estilo aumenta su valor. Combinamos la experiencia y la creatividad en un grupo de profesionales versátiles que da resultados y pone el corazón.
  • Estrategias de comunicación corporativa tick
  • Comunicación interna tick
  • Relacionamiento con los medios tick
  • Campañas de prensa tick
  • Creación de historias que dan contenido a las marcas y llegan a la gente tick
  • Producción y redacción periodística tick
  • Comunicación de congresos y jornadas tick
  • Redes sociales tick
  • Publicaciones institucionales tick
  • Houseorgans tick
  • Brochures tick
  • Contenidos digitales tick
  • Estrategias mobile tick
  • Producciones audiovisuales tick
  • Producciones editoriales tick
30
junio
2020
UPL Argentina MAIZAR 4.0

Una dosis de conocimiento para el manejo de malezas en maíz

Alejandro Piñeiro, gerente de herbicidas de UPL Argentina, presentó una aproximación diferente a la problemática de malezas resistentes en el marco del Congreso MAIZAR 4.0. “No se trata de una sola herramienta. Para diagramar una estrategia sustentable a largo plazo la llave es el conocimiento”, dijo, y dio una lección de agronomía.

30.06.2020. “Desde preemergencia hasta post emergencia tenemos seis modos de acción herbicidas para el maíz y un gran porcentaje del mercado utiliza solo dos o tres de ellos”, disparó Alejandro Piñeiro, gerente de herbicidas de UPL Argentina, durante el Congreso MAIZAR 4.0. En un recorrido por las estrategias disponibles, el especialista invitó a realizar un buen diagnóstico, a conocer en profundidad la biología de las malezas, a sumar al control químico el uso de cultivos de servicio, y todo en el marco de prácticas responsables en el manejo de productos, aplicaciones y limpieza de equipos con el fin de disminuir los bancos de semillas. “Un producto puede ser altamente eficaz, pero vamos a reducir sus beneficios a la mitad si no lo usamos bien”, dijo.

En su disertación “UPL OpenAg, Agricultura abierta para una aproximación diferente a la problemática de malezas resistentes”, Piñeiro detalló a grandes rasgos qué tener en cuenta para controlar malezas en el cultivo de maíz.

Es biología. “Si se asocia el flujo de emergencia de las malezas con los cultivos que se están implantando se puede ver que depende de la fecha de siembra la inserción del cultivo en las curvas de nacimiento de las malezas. Así, el maíz de primera se estará exponiendo a los principales picos de Amaranthus y Echinocloa. Con esta información se puede elegir el herbicida residual que se adecue a la estrategia teniendo en cuenta que la elección de fecha de siembra estará relacionada con las condiciones ambientales, que también van a influir sobre los productos residuales que necesitan de 15 a 20 mm para su incorporación”, enumeró el especialista.

Por su parte, “en maíces de segunda tengamos en cuenta la necesidad de hacer un reseteo previo a la aplicación de un producto residual porque vamos a tener las principales camadas de nacimientos de Amaranthus y gramíneas antes de la implantación del cultivo. Siempre es importante solucionar el problema de malezas antes de hacer la implantación del cultivo porque una vez que el cultivo está en pie las herramientas disminuyen a menos de cuatro cuando tenemos en cuenta el escenario actual de resistencias”, apuntó.

El mensaje: “debemos cambiar la forma en que vemos a las malezas”. Piñeiro recomendó dejar de concentrarnos únicamente en sus estados vegetativos para empezar a ver los bancos de semillas con el fin de disminuirlos. Por caso, especificó que Amaranthus genera entre 300 y 600 mil semillas. Un producto herbicida eficaz, con un 90% de control, va a estar dejando un 10% de esta cantidad de semillas en el lote. Esto lleva a que seguramente también haya que programar una aplicación post-emergente.

El gerente de herbicidas de UPL detalló que entre los cuatro modos de acción destinados a la pre emergencia y pre siembra del maíz, “en las últimas campañas vienen ganando mercado los herbicidas del modo de acción F2 (HPPD). Estos los usamos en presiembra como residual y también como una herramienta para controles en post emergencia”, alertó. “Por eso es importante conocer qué vamos a hacer con el lote el año que viene porque podemos tener problemas de carry over. En estos casos recomiendo averiguar además si hay experiencias sobre cultivos de cobertura como sucesores a su utilización”, detalló el especialista para reiterar lo importante que es rotar modos de acción: “en caso de usar HPPD como residual podemos aplicar un herbicida como Lifeline, el glufosinato de amonio de UPL para maíces resistentes que nos va a estar proveyendo un modo de acción totalmente distinto”, recomendó para insistir: “los modos de acción disponibles son escasos y no hay en el horizonte nuevas herramientas”.

Malezas y cultivos

Hoy el maíz convive con Amaranthus en prácticamente todos los lotes productivos del país. Algo similar ocurre con Echinocloa y Eleusine, que crecieron en las últimas campañas, a la par de la dificultad para controlarlas.

“Amaranthus, Eleusine, Conyza y Sorgo de Alepo son las malezas que mayores dificultades les presentan a los productores argentinos. En el caso de Conyza, vale la pena mencionar que esta campaña fue difundida a través de la REM su posible resistencia a grupos de ALS, los que mejor la controlan. Esto nos recuerda la importancia de rotar modos de acción”, sostuvo Piñeiro. También preocupan otras como Sonchus Oleraceus, Commelina erecta, Borreria, Gonfrena, Pappophorum.

Del último relevamiento realizado por RAVIT en el norte de Córdoba en el marco de la iniciativa de agricultura abierta OpenAg que UPL viene impulsando sobre 2 millones de hectáreas, surge que Amaranthus, Clorideas, Conyza y Sorgo de Alepo son las que generan mayor dificultad de control, y a la vez presentan mayor frecuencia de aparición. El dato convive con un fuerte uso de productos con resistencia conocida y poca rotación de modos de acción. “En el caso del glifosato, estamos usando la misma cantidad que en otras campañas y sabemos que hay muchas malezas que son resistentes a este producto”, especificó Piñeiro.

La composición de las especies en los diversos ambientes tiene similitudes. Es posible adecuar estrategias de manejo según cada problemática. “Siempre se trata de controlar a las malezas dominantes del sistema. Pero no hay que perder de vista a las malezas secundarias. Uno siempre enfoca sus estrategias de manejo sobre las más complicadas y con la selección que ejercemos generamos un efecto indirecto sobre la comunidad en la cual siempre va a prevalecer una dominante”, destacó.

“Es importante tener en cuenta los flujos de emergencia de malezas. Esa información no solo permite diseñar la estrategia de control químico sino también la fecha de siembra del cultivo. Por ejemplo, cuando tenemos lotes muy complicados de gramíneas y Amaranthus, tal vez una estrategia defensiva sea hacer un maíz de segunda. Esto va a permitir que la principal camada de malezas -tanto de hoja ancha como de gramíneas- se manifieste antes del cultivo y podremos tener más herramientas para controlar”, detalló.

UPL cuenta con unos de los portfolios de soluciones para el control de malezas más diversos en lo que hace a modos de acción. Para maíz, “es importante destacar el uso de Dinamic con Strim, que al combinar dos modos de acción permite mitigar la generación de resistencias”, dijo Piñeiro. Dinamic es el herbicida selectivo para maíz recomendado en aplicaciones de pre-siembra y pre-emergencia del cultivo para el control pre-emergente de hoja ancha. Al complementarse con Strim, posibilita el control de gramíneas. A su vez, para aplicaciones post-emergentes, el herbicida es Lifeline para maíces resistentes a glufosinato de amonio. Un modo de acción diferente para controlar malezas latifoliadas y gramíneas, sin dejar problemas de carry over para el año siguiente.

“Tenemos que cambiar el sistema, hacer manejos disruptivos para que la biología cambie. Usar la información es de gran importancia. Tenemos que conocer qué hicimos, qué hacemos hoy y qué vamos a hacer mañana”, concluyó Piñeiro en su paso por MAIZAR 4.0

Sobre UPL

UPL es líder en sistemas alimentarios globales y con la adquisición de Arysta LifeScience es una de las 5 principales empresas de soluciones agrícolas del mundo. Con ingresos por USD 4.7 mil millones, UPL tiene presencia en más de 130 países. Con acceso al 90 por ciento del mercado mundial de alimentos y centrada en las regiones de alto crecimiento, UPL representa una propuesta de alto valor para productores, distribuidores, proveedores y socios en un mercado en consolidación. UPL ofrece un portafolio integrado de soluciones agrícolas tanto patentadas como post-patente para diversos cultivos extensivos y especialidades que incluyen soluciones biológicas, de protección de cultivos, tratamiento de semillas y postcosecha, cubriendo toda la cadena de valor de los cultivos.

www.upl-ltd.com // ar.uplonline.com

24
junio
2020
CLAAS Testimonio

Con la cosecha en la sangre

Hace más de 20 años que Gustavo Chiaramello se dedica a prestar servicios con sus dos cosechadoras en una extensa zona agrícola que abarca cuatro provincias. Para él, la calidad de los equipos es la base para fidelizar clientes.

Se estima que en el país existen unos 12 mil contratistas que trabajan entre el 70% y el 90% del área agrícola. En general son pequeñas PyMEs familiares con un legado que atraviesa generaciones. Gustavo Chiaramello es uno de estos empresarios acostumbradas a recorrer miles de kilómetros a lo largo del país con sus imponentes máquinas. Arrancó con la actividad en 1997, cuando su padre le cedió una de sus cosechadoras y a algunos clientes para que pudiera abrirse camino en soledad.

“Creo que ser contratista es algo que se lleva un poco adentro y te tiene que gustar. Porque no es nada fácil estar todo el tiempo en el campo y lejos de tu familia”, resume mientras pone a punto para la próxima campaña a las dos cosechadoras que forman su capital de trabajo. Chiaramello posee dos equipos CLAAS: una LEXION 750 y una TUCANO 570 con las que acaba de cosechar más de 5400 hectáreas de maíz, dando por finalizada la campaña gruesa.

Oriundo de la provincia cordobesa de Río Cuarto, hace ya 19 años que Chiaramello se traslada todos los años hasta la provincia de San Luis para prestar servicios al Grupo Boehler, una empresa agropecuaria con una superficie agrícola de más de 80.000 hectáreas, entre propias y administradas. “Ahí hago el 100% de la cosecha gruesa, alrededor de unas 6.000 hectáreas entre soja y maíz”, explica el contratista y asegura que haber mantenido este cliente le ha facilitado en parte su tarea.

“Esto me permite trabajar con los dos equipos juntos y estar todo el tiempo encima. Antes tenía las máquinas separadas y era todo un lío porque no podía estar al pie del cañón cuando se rompía algo”, confiesa y aclara que sus servicios son muy valorados en la firma por la calidad y eficiencia tecnológica de las cosechadoras CLAAS.

“Mis máquinas son las que generan menos pérdidas de granos comparadas con otros equipos que trabajan para la empresa”, sentencia orgulloso Chiaramello. En ese sentido, destaca el sistema de trilla APS, que consiste en tres cilindros transversales, cada uno con un diseño específico y función determinada. A eso se suma la metodología empleada para la separación de los granos, a través de un rotor longitudinal con regulación independiente llamado “Roto Plus”. “Este sistema híbrido es único en el mercado y te genera mucha tranquilidad y confianza. No presenta problemas de roturas y se obtiene una muy buena calidad de grano”, explica el contratista.

Además de una mayor eficiencia en la recolección, el sistema APS garantiza una mayor limpieza y un incremento del rendimiento de hasta 20% con el mismo consumo de combustible. El contratista remarca también el buen desempeño de ambas máquinas en cualquier tipo de condición de suelo, ya sea verde, húmedo o seco: “Podés trabajar de noche con mayores niveles de humedad, y sin embargo terminás haciendo un muy buen trabajo”.

La regulación automática del equipo es otra de las particularidades que destaca Chiaramello, mientras asegura que el cultivo más difícil de cosechar es el trigo, del que trilla entre 1.800 y 2.500 hectáreas al año en el sur de La Pampa y la provincia de Buenos Aires.

Pero como buen prestador de servicios, Chiaramello no pierde de vista la necesidad de sus clientes. “Nos piden fundamentalmente los mapas de rendimiento para poder hacer siembra y fertilización variable”, dice el contratista y pondera el sistema TELEMATICS. “Es una tecnología que CLAAS tiene hace mucho tiempo y recién ahora las otras marcas lo están incorporando”, afirma y destaca la posibilidad de acceder a toda la información que genera la máquina en forma remota, desde un celular o una computadora.

“Con esta tecnología se pueden controlar las horas de trabajo de la máquina y la cantidad de hectáreas cosechadas”, aclara Chiaramello y reconoce la necesidad de capacitarse aún más en las tecnologías de precisión que ofrecen tanto la TUCANO como la LEXION. “Uno de los cuatro operarios con los que trabajo es el encargado de bajar todos los mapas”, señala.

El primer encuentro de Chiaramello con una CLAAS se produjo en el 2012, cuando adquirió una TUCANO 470. “En realidad yo quería una LEXION, porque veía que la TUCANO era un poco chica”, explica. Sin embargo, el contratista se vio sorprendido por el desempeño de esta cosechadora pensada para productores de menor escala. “Ya en la primera campaña supe que estaba totalmente equivocado. Al final de cada día me daba cuenta que tenía una capacidad de trabajo entre 10% y 15% superior a la otra máquina que tenía”, revela.

La calidad de los componentes, la solidez y eficiencia de trabajo y su alto nivel tecnológico convencieron a Chiaramello de comprar una nueva TUCANO 470. A partir de ese momento, ya nunca abandonó el mundo CLAAS. Le siguió luego una TUCANO 570 y finalmente el año pasado se desprendió de la última TUCANO 470 para lograr su ansiada LEXION 750. “Ahora tengo máquinas para dos o tres años más. Esperemos que en el transcurso de ese tiempo la situación del país se revierta un poco y sea más fácil acceder a una 0 km. Y a la hora de optar por una marca ni lo dudo: seguiré con CLAAS”, finaliza convencido.

 

12
junio
2020
Federación Acopiadores Comunicado

La Federación de Acopiadores frente al caso Vicentín SAIC

 

La Federación de Acopiadores de Cereales manifiesta su adhesión a los términos del comunicado de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires, de la que es miembro, donde se considera positiva la apertura de una instancia de diálogo entre la empresa Vicentín SAIC y el Gobierno nacional para arribar a una solución que permita mantener la operatividad y el pleno empleo, sin necesidad de recurrir a medidas extremas que perjudicarán al erario público y sobre todo la imagen del país.

Al mismo tiempo, la Federación celebra que se hayan incorporado, dentro del marco legal, nuevos funcionarios al proceso judicial. Desde la entidad que nuclea a los acopios consideran que se trata de una circunstancia fundamental para la adopción de las mejores soluciones orientadas a la producción, a sostener las fuerzas del trabajo y el cumplimiento de las obligaciones comerciales. Todo esto sin repetir errores del pasado reciente y tampoco llegar a situaciones inapropiadas como sería la expropiación.

También destacan la importancia del proceso de diálogo iniciado y confían en la madurez, el sentido común y el profesionalismo de los actores involucrados para arribar a la mejor solución.

10
junio
2020
UPL Argentina RAVIT Sudeste

Cinco variables sanitarias que definen el éxito del trigo

Se presentaron las primeras conclusiones del trabajo de relevamiento que RAVIT viene realizando en el sudeste bonaerense con el apoyo de UPL Argentina y la participación de 28 productores.

10.06.2020. La elección de la genética, los tratamientos de semillas, la fertilización y el manejo de enfermedades son cuatro tecnologías que representan un costo de 221 dólares por hectárea en el cultivo de trigo. El análisis surge del relevamiento que la Red Agropecuaria de Vigilancia Tecnológica (RAVIT) viene haciendo sobre 1.12 millones de hectáreas de territorio, con la participación de  28 productores del sudeste bonaerense y la colaboración de las consultoras Viento Sur y Expandit. El objetivo es crear modelos que expliquen las brechas tecnológicas en trigo. La iniciativa, que cuenta con el apoyo de UPL Argentina, representa un claro ejemplo de su propósito OpenAg, de crear una red de agricultura abierta que permita una producción sustentable de alimentos.

De la primera fase de relevamiento surgen al menos cinco grandes conclusiones que marcan la pauta de los desafíos que presenta el manejo sanitario del trigo.

  1. De la recopilación de datos y la realización de entrevistas a los productores, surge que el 62,5% de las variedades elegidas en el área estudiada fueron susceptibles a enfermedades, sobre todo a Mancha amarilla, la de mayor incidencia en toda la zona triguera argentina. Una enfermedad que vino para quedarse y una vez que aparece se desarrolla con agresividad en el lote.
  2. El tratamiento de semillas, una práctica generalizada entre los productores, surge como la base para un manejo sustentable de las enfermedades. Para los expertos de INTA Balcarce es importante hacer un análisis de la semilla que se va a sembrar para conocer qué patógenos están presentes y en base a eso elegir las herramientas químicas adecuadas para su control.
  3. Pero es en la elección de los fungicidas donde se presenta el desafío mayor. Entre las conclusiones del estudio destaca el dato que en el 71% de los lotes en los que se aplicaron fungicidas se encontró Mancha amarilla como principal enfermedad.
  4. Frente a enfermedades como Mancha amarilla, el 75% de los productores utilizó mezclas de Estrobilurinas + Triazoles para su control. Cabe destacar que desde el año pasado se oficializó su resistencia a estos grupos químicos. En cuanto a Roya anaranjada, el 76% de los productores utilizó las mismas mezclas cuando hace tiempo se sabe que es resistente a los Triazoles. Con estas acciones se fuerza al sistema a agravar la situación de resistencia de estas enfermedades. A su vez, se puso de relevancia que todas las dobles aplicaciones se realizaron con Estrobilurinas + Triazoles, lo que pone de evidencia la falta de rotación en los modos de acción.
  5. Por último, un 38,5% de las aplicaciones se decidieron por protocolo o por la existencia de condiciones predisponentes para las enfermedades y no a partir de una estrategia de monitoreo de los lotes. Para Gustavo Guerra, fitopatólogo de la Universidad Católica de Córdoba a cargo de analizar los datos, “es necesario poner énfasis en el monitoreo y en el momento en el que se realizan los tratamientos”.

La estrategia de trabajo que lleva adelante la Red Agropecuaria de Vigilancia Tecnológica (RAVIT) está inspirada en el concepto de “crowdsourcing”, referido a las situaciones en las que muchas personas colaboran para resolver un problema. “Nosotros creamos contenido a partir de lo que ocurre en cada campo, en cada lote. Lo hacemos interpretando esa información a partir de las reglas de la agronomía”, explicó Esteban Tronfi, director de RAVIT.

El proyecto, que en Córdoba se realiza sobre 2 millones de hectáreas e involucra a 50 productores, está a punto de pasar a la fase 3, vinculada a la automatización en el análisis de datos. “De las 120 variables que medimos hay 12 que construyen la diferencia. Apuntamos a crear modelos que expliquen las variables clave para entender las brechas tecnológicas”, explicó Tronfi, a cargo de liderar una iniciativa que para UPL Argentina representa en un todo el espíritu detrás del propósito de la compañía de llevar adelante una agricultura abierta (OpenAg) para una producción sostenible.

En pos de frenar el problema de resistencias de los hongos a los fungicidas, UPL lanzó en la última campaña el fungicida Tridium, una solución compuesta por tres principios activos: Azoxistrobina y Tebuconazole y Mancozeb. “Este último es la pieza clave del producto porque actúa en seis sitios específicos de la célula del hongo al mismo tiempo, dificultando la aparición de mutaciones. El Mancozeb es una herramienta ideal para romper con la resistencia o al menos retardar su aparición en el tiempo”, explicó el gerente de fungicidas e insecticidas  de UPL, Andrés Fabbris.

El fungicida, que mostró una gran performance en todos los ensayos realizados, no solo ha demostrado eficiencia en el control de enfermedades sino también impacto en la mejora de rendimientos. “Se observa una hoja bandera de mayor longitud y ancho así como también un color verde intenso que se traduce en un mayor rendimiento”, aseveró el especialista.

Sobre UPL

UPL es líder en sistemas alimentarios globales y con la adquisición de Arysta LifeScience es una de las 5 principales empresas de soluciones agrícolas del mundo. Con ingresos por USD 4.7 mil millones, UPL tiene presencia en más de 130 países. Con acceso al 90 por ciento del mercado mundial de alimentos y centrada en las regiones de alto crecimiento, UPL representa una propuesta de alto valor para productores, distribuidores, proveedores y socios en un mercado en consolidación. UPL ofrece un portafolio integrado de soluciones agrícolas tanto patentadas como post-patente para diversos cultivos extensivos y especialidades que incluyen soluciones biológicas, de protección de cultivos, tratamiento de semillas y postcosecha, cubriendo toda la cadena de valor de los cultivos.

www.upl-ltd.com // ar.uplonline.com

Savia


Nuñez 4446 (1430)
Ciudad Autónoma de Buenos Aires
Argentina
+54 11 4545 7734

Joka!